Se puede ser feliz, si encuentras las palabras adecuadas en cada momento

Los seres humanos tenemos al lenguaje verbal como forma de comunicación que nos diferencia de las demás especies en el planeta. La forma en que utilizamos el lenguaje verbal va en función  del orden y el tono de la pronunciación de cada segmento de la cadena hablada, es decir, las palabras. Ten en cuenta que las palabras son tan importantes en nuestra vida que con solo pronunciarlas, exaltamos o destruimos a alguien, incluso a nosotros mismos.

Te voy a dar un ejemplo: Es domingo en la mañana, y estas aun durmiendo plácidamente en tu cama. De pronto suena un teléfono celular. No sé porque cuando uno duerme, y suena algo como un timbre o un celular, pareciera que ese ruido fuera el de un avión despegando (claro, si estas a 100 metros fuera del avión), y uno se despierta al instante con el corazón a mil y entrando casi en un estado de shock. Bueno, sigamos con el ejemplo. Suena tu teléfono celular y te levantas, por supuesto estas descalzo, y en tu afán de encontrarlo y contestar, te golpeas con una pata de la cama en el dedo pequeñito del pie izquierdo (o el derecho, igual duele).

En ese instante puedes escoger de entre un sin número de exclamaciones que expresan un dolor repentino y tremendo. Me gustaría saber tu que dirías en ese momento, probablemente ¡ouch!, ¡ayyy!, ¡ou!, ¡noo!. Qué bueno seria, ¿no? Pues déjame decirte que el 85% de las personas en ese momento exclaman una palabrota, una grosería, una palabra de grueso calibre.

¿Por qué pasa esto? Porque tenemos programado en nuestra mente que ante una situación negativa, o adversa, pronunciemos palabras negativas y fuertes. Quizá hayamos aprendido esto por imitación a nuestros padres, amigos, compañeros, familiares, en fin.

Es muy común que cuando algo malo ocurre, una persona tienda a pronunciar palabras negativas, de rabia, y también de grueso calibre. Lo que tenemos en nuestra mente se manifiesta en el exterior con nuestras palabras. Es importante que entiendas que el hecho de insultar a alguien, o de rabiar airadamente por alguna situación nos genera un sentimiento de profunda exaltación, que no nos hace sentir para nada bien. Es natural que a veces sintamos rabia o indignación por alguna injusticia que ocurre a nuestro alrededor, pero pronunciar palabras descalificadoras y llevadas por la ira y las emociones, podrían generar mucho más daño tanto a las personas que te rodean, como a ti mismo.

Las palabras nos sirven para descargar nuestros sentimientos al exterior frente a una situación. Y tienes que tener mucho cuidado con lo que dices en los momentos difíciles. No te estoy pidiendo que seas un ilustrado de la Real Academia de la lengua, pero quiero que por favor revises y hagas un análisis muy profundo de cuáles son esas expresiones que dices automáticamente ante determinada situación.

Me gustaría que siguieras estos consejos para que revises ahora mismo:

1. Si estas en una situación difícil, habla de una situación totalmente opuesta: Si estás enfermo, di que eres sano y que estas venciendo el dolor (aun si no pasa en la realidad, solo dilo). Si estas solo y no tienes a nadie a tu lado, di que estás rodeado de personas maravillosas y que cada vez conocerás gente que te aportara cosas valiosas a tu vida.

2. Diles a tus hijos que si pueden. No los regañes: Es tan importante lo que le dice un padre a un hijo, que esto puede definir si va a ser un ganador o un perdedor en la vida. Cuando estés con tu hijo, dile que es persona valiosa, que tu estas orgulloso de él (a pesar de las travesuras o dolores de cabeza que te haya hecho pasar. Recuerda, es tu hijo), que lo apoyaras en todo lo que necesite y que es un ganador, un campeón.

3. Si algo sale mal, no te mortifiques ni te recrimines a ti mismo: No te digas a ti mismo que eres un tonto, o un fracasado, o un perdedor si las cosas no salen bien. Eso terminara por fijarse en tu mente y te frenará porque terminarás creyendo lo que dices. Solo di “soy inteligente, y podré sobreponerme a cualquier situación. Si esto no salió bien, lo haré mejor en la próxima porque soy capaz de hacerlo”.

4. No te burles de las personas, ni te burles de ti mismo: Hay que sacar las cosas buenas en medio de las dificultades, y reírnos de nuestras desgracias puede ser una buena terapia para seguir adelante. Pero no lo hagas de una manera malintencionada si le dices algo a otra persona. Y si estas haciéndote bromas sobre lo que hiciste mal, no dejes que eso se convierta en una definición verdadera de lo que eres. Evita definirte por tus errores. Solo di “Aprenderé al máximo de esta situación, y nada impedirá que todo salga como yo espero”

Esto hace parte de un autocontrol que debemos tener sobre nuestras reacciones ante las dificultades. Un requisito para ser feliz en la vida, es aprender a dominar nuestras respuestas emocionales ante diferentes obstáculos. No son problemas son retos, y si son retos, son oportunidades para mejorar mental y emocionalmente. Ser feliz no es una utopía y algo tan lejano como la mayoría de las personas lo ven.

Anuncios

Un comentario sobre “Se puede ser feliz, si encuentras las palabras adecuadas en cada momento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s