Carta a un amigo preocupado

Hola. Me alegra saludarte el día de hoy.

Ayer te noté un poco raro cuando caminabas en la calle hacia tu casa. Te vi con algo de preocupación en tus facciones. Quiero decirte que he pensado mucho sobre que te hace sentir y proyectar esa preocupación.  Por favor, lee esta carta, te hará ver que no importa el problema que tengas ahora mismo;  lo que importa es lo que tú creas. Si crees que puedes cambiar tu situación, de seguro lo lograras.

Sé que cuando eras un niño, anhelabas convertirte en un gran deportista, un gran profesional, un famoso cantante, o una persona muy importante. Cuando uno es un niño, la imaginación y los sueños no tienen límites. Ojala fuéramos niños para toda la vida, con la imaginación, el entusiasmo y la capacidad de soñar nunca desaparecerían.

A medida que fuiste creciendo, te fuste preocupando un poco menos por lo que tu pensabas, y le empezaste a dar más importancia a lo que decían y pensaban tus amigos. Hacías cualquier cosa, para ser aceptado dentro de un grupo y no parecer un tonto, por no hacer lo mismo o no ser como ellos. Quizá hayas tomado alguna decisión, pensando más en los demás, antes de pensar en ti mismo.

Después de un tiempo, haz estado viviendo tratando de no cometer errores. ¡Vaya que es difícil no cometer errores! Y tal vez piensas que deberías estar en una situación financiera, personal, y familiar mucho mejor porque has hecho las cosas que, al modo de ver de otros, son las correctas. Pero no te has detenido a pensar si esas acciones, son las correctas para ti. Solo tú sabes que es lo mejor para ti, y solo tú eres el responsable de lo que haces y lo que piensas.

Necesariamente tendrás que pedir ayuda y consejo a otras personas, pero asegúrate de que quien lo haga, sea alguien que realmente desee hacerlo. Si la encuentras, escúchala y dale gracias por su interés en ti. Si no la encuentras, simplemente mantén la calma y confía en que eres capaz de hacerle frente a la situación. Enfócate en la solución, no en el problema. Debes confiar en ti mismo, antes de confiar en los demás.

Quiero brindarte algunas reflexiones para que confíes en ti mismo y sepas que eres capaz de reordenar tu vida.

  1. Te conviertes en lo que piensas: Si estas preocupado por lo que pasa o lo que pueda pasar en tu vida, solo conseguirás que esas sensaciones se mantengan siempre en tu mente, que se arraiguen en tu modo de pensar, trayendo mas situaciones que te harán sentir frustrado y preocupado. Ahora mismo debes corregir tus pensamientos y empezar a estar más tranquilo y seguro de que esto es algo pasajero y que encontrarás la solución, incluso si ahora mismo no sabes cómo hacerlo. Debes empezar a creerlo para luego hacerlo realidad.
  2. Procura ver siempre las cosas buenas en cualquier situación, por difícil que sea: Enfócate en las cosas positivas que tienes y da gracias por que están ahí y porque te hacen sentir mejor. Oblígate a no ver todo lo negativo, a no ser sarcástico y a no rabiar incluso en contra de las personas que amas. Eso no ayuda para nada en la solución de tus problemas. En vez de ayudarte, te perjudicará aun más.
  3. Eres una persona capaz y tienes la posibilidad de cambiar tu vida si así lo deseas:  Si tienes tu mente, y la utilizas de la manera adecuada, dando gracias continuamente por las bendiciones que has recibido hasta hoy,  y manteniendo una energía positiva en medio de la adversidad, vas a tener los resultados que has querido en tu vida. Deja de creer que ya no puedes llegar más alto. Puedes llegar a donde te lo propongas, si lo deseas con una fe verdadera, y realmente confías en que lo puedes hacer.

 

  1. Nadie te ha obligado a dejarte vencer por las adversidades: No creas que debes vivir apenas con un poco de amor, un poco de salud, es decir, un poco de todo. Debes saber que nadie, y mucho menos Dios, ha decidido que vengas a este mundo a sufrir y a que tu vida sea un desastre. Dios quiere que aproveches al máximo de tus posibilidades, y que seas feliz mientras pasas este tiempo sagrado llamado vida aquí en la tierra.

Te garantizo que una vez pienses en lo que te acabo de mencionar en esta carta, y lo practiques con fe y una firme convicción de que vas a lograrlo, la próxima vez que te vea en la calle, vas a ser una persona diferente, alguien que en vez de problemas, verá oportunidades para aprovechar al máximo de si mismo e incrementar su fuerza mental y espiritual.

Te deseo un excelente día y que apliques la fe y la gratitud en tu vida. Esa es la clave para empezar a cambiar tu vida y ser feliz.

Anuncios

Un comentario sobre “Carta a un amigo preocupado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s